Estudiantes en la calle

A los lamarenses, sobre todo a los de Comunicación

Los alumnos se manifestaron en la calle con cartulinas (en esta se parodia uno de los slogans de la escuela), pintaron carros y gritaron algunas consignas
Los alumnos se manifestaron en la calle con cartulinas (en esta se parodia uno de los slogans de la escuela), pintaron carros y gritaron algunas consignas

Por segundo día consecutivo, los alumnos de la Universidad Guadalajara Lamar salieron a la calle. ¿La razón? Realizar una protesta por los cobros poco claros que en últimas fechas les han endilgado en la escuela. Boicotearon las clases, bloquearon la calle Guadalupe Zuno y, en los momentos más álgidos de la protesta, también bloquearon la avenida Chapultepec. La respuesta de la universidad, previsible, fue no recibirlos.

El asunto de la protesta de los estudiantes es, como casi todo en este país, un problema de formas. La escuela decide cobrar y, en lugar de explicar detalladamente el por qué de los nuevos cobros, se escudan en frases como “por eso es una universidad privada”, “trabajen para que puedan pagar”, “si no pagan los vamos a dar de baja” y linduras del tipo. ¿Por qué no mejor tratar a los estudiantes como personas pensantes y explicarles los beneficios —o al menos las razones, si es que no hayan los beneficios— de los cobros? ¿Por qué esconderse detrás de la prepotencia que significa ser el gato del mandamás —léase Juan Pablo Fierro, secretario del rector Ricardo Ramírez Angulo? ¿Por qué coartar la libertad de expresión de los muchachos, amenazándolos con tomar represalias que repercutan en su historial escolar?

Sobre la última pregunta surgen otras, que se pueden aplicar no sólo a Lamar, sino a casi todas las escuelas: ¿no se supone que la universidad, privada o pública, era un espacio generador de pensamiento y crítica? ¿Por qué cerrarse al diálogo pensado y con argumentos? Y ya con el traje de anciano puesto: ¿qué legado les hemos dejado a las nuevas generaciones, que creen que la única manera de hacerse escuchar por la autoridad de cualquier índole es salir y bloquear calles? ¿Cuánta distancia hay de hacer una pancarta a quemar un microbús o chocar contra los granaderos? Son sólo preguntas.

La Universidad Guadalajara Lamar es una de las escuelas patito más importantes de la ciudad. Decimos importantes por el número de alumnos que manejan en su matrícula. En los últimos años se han hecho esfuerzos por cambiar su cara ante la sociedad y ser consideradas una empresa escolar seria, pero detalles como estos, entre muchos otros, les impedirán serlo en mucho, mucho tiempo.

Anuncios

4 comentarios en “Estudiantes en la calle

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s