Impuestos + secuestros = sólo en México

Se acaba la semana. Se acaba, también, el tiempo. Y tiempo fue lo que nos faltó para desplegar a gusto esta entrada. Pero si dejamos pasar más días se nos van a enfriar los dos temas, así que los embutimos aquí, los mal amarramos y se los dejamos.

Carstens

Lo primero que nos hizo encabronar a media semana fue la noticia de que el paquete presupuestal hecho por Agustín Carstens para el próximo año contempla impuestos hasta por respirar. Como siempre, cada que las finanzas públicas necesitan más recursos lo primero que se les ocurre es subir —o crear nuevos— impuestos. Así, el paquete incluye una tasa de 2 por ciento que se aplicaría de manera generalizada —incluyendo alimentos y medicinas—, además de un aumento al ISR y gravámenes a productos como alcohol, cerveza, cigarros, telefonía por cable, etcétera, etcétera, etcétera.

Aquí nos preguntamos: ¿y nosotros por qué? Nosotros no ganamos más de cien mil pesos, no nos pagan la comida, la gasolina, los viajes ni los celulares. No trabajamos un día sí y otro no. No tenemos asesores que hagan nuestro trabajo. No nos inventamos bonos. No tenemos seguro de gastos médicos. Que se rebajen los sueldos todos los funcionarios de primer nivel. Ya verán cuánto se ahorran. Empiecen por Carstens y se siguen con los diputados, los senadores, los consejeros del IFE, los secretarios del gabinete. Quítenles prebendas. Ya verán cómo les cae dinero a montones.

Desde aquí anunciamos, a la de ya: No al cartel Carstens-Calderón. Exigimos que piensen alternativas más coherentes.

Josmar Flores

Y cuando ya nos estábamos encabronando sabroso, nos salen con la mamada de que el sujeto de aquí arriba, que se parece a Estetoscopio Chaires, secuestró, el solito, un avión. Bueno, no iba solito: lo acompañaba la gracia de Dios y suponemos parte de la corte celestial.

Se llama Josmar, dicen que es un pastor y que quería entregarle al pueblo de México un mensaje de parte de Dios: que ya nos va a cargar el payaso. Aquí coincidimos en que se trata de una cortina de humo bastante ridícula para distraer a la gente del tema arriba citado. O sea, el de los impuestos. Justo cuando los noticieros deberían estar buscando reacciones a las alzas anunciadas, aparece este hombre y se monta todo un operativo mediático. Como una mala película de Hollywood. Con Biblia incluida.

Por eso nos va como nos va. Pero no nos vamos a dejar. Consigan la oficina de su diputado y vayan a hacerle la vida imposible hasta que se comprometa a no dejar pasar la propuesta fiscal de Carstens.

Y ya. Porque ya nos estamos encabronando otra vez. Y los links se los debemos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s