Sexo de altura

¿Quién no ha tenido una fantasía sexual? ¿Un deseo lúbrico que, una vez cumplido, se convierte en toda una hazaña por demás placenteara? Seguro que más de alguno de los visitantes de este lugar las han tenido —por montones— y más de alguno las ha realizado. Ojalá así sea.

El caso es que esta pareja tenía la suya: fornicar en la famosa Torre del Campanario de Sydney, en Australia. Y, aventados que son, subieron al lugar, quitáronse las ropas y pusiéronse a tener ayuntamiento en uno de los balcones de la construcción. Uno de los balcones, hay que decirlo, más exhibidos. Así, todo aquel que levantará la vista para ver la hora del gran reloj a las 15:33 de la tarde se encontró con una chica desnuda y de piernas abiertas —como si fueran manecillas de reloj— y a su pareja agitando el cuerpo con la precisión del segundero. Sexo de altura, pues.

Una vez consumada su travesurilla, ambos pusieron la ropa en su lugar y desaparecieron como habían llegado. Y con una sonrisa, suponemos, de oreja a oreja. Enhorabuena por ellos.

El viento soplaba por todas partes, ellos resoplaban
Anuncios

Un comentario en “Sexo de altura

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s