Guadalajara en un bache

Con esa voz tan suya, Jorge Negrete cantaba con el pecho henchido: “Guadalajara en un llano, México en una laguna”. Supongo que se refería a la ubicación de las ciudades y, de ser así, de la segunda afirmación no queda duda: las lluvias de la semana pasada se encargaron de recordarle a todos que ahí donde está la capital antes había una laguna, y que el agua, cuando cae, lo único que hace es regresar a sus cauces naturales —que además ahora tienen el plus de la mano del hombre y, sobre todo, de sus desechos. De la primera, la vox populi —que dicen es de Dei— se ha encargado de hacer una precisión que, por estos días y a razón de las lluvias locas de febrero, está más vigente que nunca: Guadalajara, parece ser, se fundó en un bache.

Andar por las calles de esta noble y leal ciudad es tortuoso. Las pruebas son muy duras para peatones y ciclistas. Y para los automovilistas, recorrer la zona metropolitana se parece a una prueba de videojuego en la que el reto es conseguir hacer un trayecto sin caer en un bache. Misión imposible. La dejadez de las autoridades tiene las vías hechas un asco, y parece que no hay recursos ni voluntades suficientes para resolver el asunto. Para lo único que alcanza es para poner parches. Nada más. No hay un plan integral que busque corregir el mal de raíz.

Ejemplo de una especie de bache común en Guadalajara. La foto es de Humberto Muñiz

El asunto de los baches no es privativo de una zona determinada de la ciudad: son omnipresentes. Enlisto unos ejemplos: la avenida Vallarta, una de las vías más importantes, tiene zonas para llorar: el puente que está antes —o después, según se vea— de la Gran Plaza tiene hoyos dignos de concurso; la misma Vallarta, en su carril lateral entre Aviación y Periférico, es un desafío para el conductor más audaz, tanto por la cantidad como por la profundidad de las aberturas. Circular por las calles Francia o Venezuela es garantía de una buena sacudida para la suspensión de cualquier vehículo, lo mismo que en Humboldt a la altura de Garibaldi, o Pavo entre Alemania y La Paz, o Río La Barca entre R. Michel y González Gallo. No hay manera —no al menos hasta que se inventen los autos voladores— de salir limpio de bache. En Mariano Bárcena (aclaro: así lo pone la placa de la calle) y Jesús García hay un par de hoyos de los que, con un poco de suerte, igual y se extrae petróleo.

Más ejemplos: toda la avenida Alemania, desde Niños Héroes hasta calzada Del Águila, es un catálogo de baches de todas las formas, tamaños y profundidades. Washington, de Héroes Ferrocarrileros a Venezuela, ofrece variantes: donde no hay baches hay bolas por los parches de asfalto. En algunas partes incluso se combinan las dos modalidades. Algo similar a lo que ocurre en Circunvalación, entre Federalismo y Normalistas. El espacio no alcanza para reseñar todos los puntos que quisiera.

Supongo que las grandes camionetas de los gobernantes tienen sistemas sofisticados que las hacen inmunes a los baches. Porque, de otro modo, no entiendo cómo nadie se ha decidido a hacer algo al respecto (obvia decir que no me refiero a sólo tapar los hoyos, ya que está de sobra probada la ineficiencia de esa “solución”). Pareciera que la consigna es: siempre ha habido baches y siempre los va a haber, ni modo.

Hace unos días vi en el cristal trasero de un auto una calcomanía que, como oráculo, predice el futuro de la ciudad para 2011: “Bienvenidos Juegos Panamericanos. Guadalajara los recibe con los baches abiertos”. Así será. Sin duda.

Anuncios

3 comentarios en “Guadalajara en un bache

  1. Jejejeje.
    muy buen block.

    Una pregunta, todos los blogs que aparecen son tuyos?
    El de literatura me llamo la atencion.

    Saludos.

  2. aqui les gustan las tonteras?

    menos mal que no las tontas

    aunque.. esto de los baches
    no es ninguna tonteria

    :S

    caer;e en estereotipos pero hay rubias muy tontas que ni para sacarlas del bache¡

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s