Días de déjà vu

Lo he intentado, pero no puedo. Esta semana que termina ha traído a mi memoria aquellos días de agosto de 2008, cuando un exultante Carlos Briseño Torres anunciaba, a los cuatro vientos, el fin de lo que llamó “la era de Raúl Padilla López”. El final de la historia, trágico por donde se lo vea, es conocido por todos: el Consejo General Universitario destituyó al entonces rector de la UdeG, quien comenzó una lucha en los tribunales por regresar al cargo que, juró por todas las leyes, le pertenecía por derecho. No lo logró y optó por suicidarse el 19 de noviembre del año pasado.

Así representó Falcón la rebelión de Briseño en las páginas de Público

Lo he intentado, repito, pero no puedo. Las declaraciones hechas el lunes por Enrique Alfaro, presidente municipal de Tlajomulco, me hacen volver a aquel agosto. El alcalde perredista, el que más ha dado de qué hablar desde el cambio de administraciones, dio la bienvenida a la semana declarando que el municipio a su cargo era “oficialmente un territorio liberado de Raúl Padilla López”. Así. Como si poseyera una varita mágica para borrar algo que se ha construido desde hace muchos años, quizá demasiados. Desde el lunes, y gracias a Padilla, el nombre de Alfaro remite voluntaria o involuntariamente a los perros —“Tengo como costumbre no responderle a los perros cuando me ladran. Menos cuando tienen rabia”, fue la respuesta del ex rector.

Raúl Padilla pertenece a esa estirpe de sujetos que convoca sentimientos encontrados a su alrededor. A quien fuera mandamás de la UdeG entre 1989 y 1994 se le ama o se le odia. Pocos logran permanecer indiferentes a su persona. Y no es para menos: a lo largo de los años se ha convertido en una de las personas más poderosas del estado. Conocido en el medio como El Licenciado, alguna vez escuché que en el pasillo de alguna dependencia universitaria también se referían a él, medio en broma medio en serio, como Il Capo di tutti capi —o El Capo a secas.

Una de las cosas de las que más se acusa a Raúl Padilla es de tener secuestrada a la casa de estudios, a través de lo que los entendidos llaman el Grupo UdeG. Se le acusa también de desviar la vocación de la universidad para convertirla en negocio personal. Desde que se dio a conocer su creación, el Centro Cultural Universitario no ha podido quitarse el mote de Padillalandia, endilgado por aquellos que critican el proyecto tachándolo de obra faraónica.

Para bien o para mal, el legado de Raúl Padilla ahí está. Se llama Feria Internacional del Libro, Festival Internacional de Cine, Papirolas, teatro Diana, Auditorio MetropoliTelmex. Con estos dos últimos —sin olvidar la Arena VFG—, la UdeG logró reposicionar a la ciudad como sede para espectáculos que preferían evitar la fatiga de considerar a Guadalajara como sede de sus giras. La universidad, manipulada o no por Padilla, ha contribuido a resarcir, aunque sea poco, el rezago en materia de infraestructura cultural para la ciudad, algo que ni la Secretaría de Cultura ni los ayuntamientos han podido —para muestra el Teatro de la Ciudad, proyecto más añejo que el Diana y el Auditorio y que sigue en obra negra.

Sí, seguramente más de alguno me tachará de padillista. No hay tal. Simplemente no deja de llamar mi atención cómo Raúl Padilla puede polarizar de ese modo a tantos. Y dar pie, queriéndolo o no, a otra nueva polémica por su presunto poder infinito. El alfarazo apenas comienza y no se puede adivinar su final. He intentado, sin lograrlo, no pensar en el ya distante agosto de 2008. Pero qué se le va a hacer: los de esta semana han sido días de déjà vu.

Así representó, también Falcón, el alfarazo. También en Público
Anuncios

3 comentarios en “Días de déjà vu

  1. hay cuestiones sobre todo en la política que sus personajes se sienten omnipotentes con algun poder sobrenatural posteable o a la usanza paranormal…

    prefiero a veces leer estas historias sobre el cielo, el infierno o las cuestiones dantescas en una pintura del bosco antes… que en los periodicos de mexico

    😦

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s