El otro lado de la moneda

En esta semana hemos sido testigos de cómo, en un parpadeo, se puede ir de la solidaridad al odio. Es posible, en apenas unas horas, pasar de ser una víctima —una más, como tantas a diario— de la violencia que se vive en el país a convertirse en el blanco de la ira, la rabia, la consternación y la impotencia de una sociedad que pareciera ávida de sangre y barbarie, acaso porque ya se acostumbró a consumirla todos los días, a todas horas, en todas partes.

El martes vi el siguiente mensaje: “ATENCIÓN TWITTEROS: se robaron al sobrino de una conocida ayer en #GDL, circulen foto http://twitpic.com/1ah743 RT AYUDA!”. Al dar clic sobre la liga, se desplegó una ventana desde donde un niño me miraba. Debajo de él, el siguiente texto: “Leonardo Daniel Casparius Mendoza. Tiene 1 año y 7 meses, se lo robaron el lunes 22 de marzo del 2010 afuera del kínder El Pequeño Mundo Feliz a las 9:40 am […] Dos hombres y una mujer encañonaron al papá y se lo arrebataron, huyeron en una Voyager modelo 2000 (aprox.) […] Uno de los hombres mide alrededor de 1.70 metros, de tez morena, cacarizo, de ojos saltones”. Esta es la versión Twitter de la historia. Hasta donde sé, el mensaje también se difundió a través de Facebook. Y también en los foros de los sitios en línea de los periódicos. Y con fotocopias en los camiones. Todos buscaban, a su modo, difundir el mensaje. Y, obvio, solidarizarse con los padres. O al menos así era.

Este fue el letrero que estuvo rolando en las redes sociales. Todo fue una mentira.

Desde el miércoles se supo que nada de lo arriba mencionado fue verdad: el niño no fue robado, la Voyager 2000 no existió y el hombre de alrededor de 1.70, moreno, ojón y cacarizo no era más que un cliché. Vamos, resulta que ni siquiera el encañonado papá era tal: era el padrastro y nunca tuvo una pistola cerca. La primera versión de “la verdad” fue que el niño se le cayó de la cuna y murió. Consternado, fue a enterrarlo e inventó la historia. La segunda “verdad”, que comenzó a revelarse ayer, dice que en realidad le propinó una golpiza al niño porque no dejaba de llorar. A causa de los golpes, murió. Lo enterró e inventó la historia. La tercera “verdad” (o cuarta, si consideramos el cuento del secuestro) dice que el padrastro abusaba sexualmente del niño. Que por eso lloró. Que por eso lo golpeó. Que por eso lo mató. Que por eso lo enterró e inventó la historia.

Entre tantas verdades, hay una que no cambia: un niño murió y la gente no se lo ha tomado bien. Copio y pego algunos comentarios: “Que me den informes yo pago por que lo violen y lo maten en Puente Grande, quién me da informes?”, “Que lo castren, que lo maten y sus pedazos se los den a los perros”, “Pobre criatura pero que el demonio se lleve a esa madre que no tuvo la capacidad de darse cuenta lo que sucedía con su hijo por la calentura de tener marido nuevo”, “Deberían matarlo de la manera más cruel como según sé lo hacen en otros países, introducirle un palo que le salga por la garganta hasta que muera!”. Las variantes son muchas, el fondo es el mismo: la ira, la rabia, la consternación.

La sociedad está cansada. Porque, además, en su historia el padrastro recurrió a una de las prácticas más ruines y cobardes que ha utilizado el crimen organizado en los tiempos recientes: el secuestro, agravado por tratarse de un menor. Así, generó una historia que los había martirizado, a él y su mujer, despertando la solidaridad de todo el que se enteró. Al menos hasta que salieron las verdades. Entonces la moneda giró. Y estamos viendo el otro lado.

Anuncios

8 comentarios en “El otro lado de la moneda

  1. y quien es el verdadero padre del niño?
    porque hasta donde se sabe el tipejo que asesino al pequeño no era nadie mas que un simple extraño…

    1. Del verdadero padre nadie ha dicho nada. Y el que lo mató no era un total extraño: era el nuevo matador de la muchacha y padrastro del pequeño.

      O al menos, es lo que se dice, porque entre tantas versiones…

      Saludos

      TV

  2. CREO QUE LA MADRE TAMBIEN TIENE LA CULPA DE LO QUE PASÒ Y DEBERIA SER INVESTIGADA POR LAS AUTORIDADES, Y DE ALGUNA MANERA CASTIGARLA.. POR BIEN ES CIERTO LO QUE COMENTAN… TODO POR LA CALENTURA, NO SE FIJABA.. VIEJA MENSA.

  3. La verdad, no encuentro nada màs repulsivo, indignante, terrible y despreciable que maltratar a un pequeño.

    Gente que es capaz de hacer semejante bajeza, merece que todo el peso de la ley, le caiga encima; no debe permitirse que cosas asì sucedan… NUNCA.

    Saludos.

  4. Bueno, lamentable la noticia es verdad, lo que mas pesa es que un pequeño haya perdido la vida y mas si hubo tortura o sufrimiento, eso, que ni que… lo que tambien es verdad es que esto ahora es un circo… me parece que es como una catarsis de la sociedad tapatia ante todo el estres de la economia, la inseguridad y la desesperanza… la familia es ahora un chivo expiatorio… que lo maten, que lo torturen… y tambien a la madre que no se dio cuenta….
    como si fuera tan facil juzgar la situacion por lo que dicen los medios… el que sea libre de culpa que tire la primera piedra… mientras tanto, que se haga justicia pero no se vale crucificar sin antes averiguar… pobre familia… pobre madre…. sea lo que sea lo que haya pasado…. eso pienso yo…

    saludos

    1. Martha:

      Estoy de acuerdo. Como apuntaba en el texto, me parece que las expresiones, tanto de solidaridad como ahora de condena, perdieron toda proporción. Vamos a ver que pasa.

      Gracias por comentar.

      TV.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s