Con las manos en la tanga

Así fue como agarraron a un jovencito calenturiento de la Universidad Estatal de Michigan, allá en los Estados Unidos. Y es que el mozalbete tenía en su poder un acervo de 79 ejemplares de la famosa —célebre e incluso reverenciada— pieza de lencería femenina, pero ninguna era trofeo o recuerdo de titánicas noches de placer: el conjunto triangular era, en cambio, producto de una serie de robos.

El fetichista en cuestión tiene 19 años. Lo que no se ha dado a conocer es su nombre. Lo que sí se ha dado a conocer es que tomaba las piezas de un cuarto de lavandería de uno de los dormitorios de la universidad. Lo que no se ha dado a conocer es si se llevaba las tangas antes o después de lavadas —información importantibilísima para conocer su grado de perversión. Lo que sí se ha dado a conocer es que el muchacho dijo que no era un pervertido sexual, sino apenas un bromista. (Y ya: juro no volver a escribir “lo que no —y lo que sí— se ha dado a conocer”.)

Como antecedente, el 22 de marzo se había reportado la desaparición de 15 tangas, lo que nos deja la siguiente conclusión: o el muchacho ya tenía un guardadito o trabajó en chinga para llegarle a las 79. Como sea, al final lo agarraron con las manos en la tanga.

A esta muchachano le robaron su tanga, evidentemente.

Anuncios

5 comentarios en “Con las manos en la tanga

  1. Que el Director se deslinda de cualquier acusación: “Es más, ni siquiera tengo 19 años…”, dicen que dijo. ¿se quiso curar en salud?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s