Números, letras y relámpagos

Por alguna extraña razón, uno de los hobbies que más le gusta practicar a la Unesco es el de instituir días mundiales de absolutamente cualquier cosa que les pase por la cabeza. Así, tenemos el Día Mundial del Teatro, de la Danza, de la Poesía, de los Docentes, de los Océanos de la Libertad de Prensa, de la Lengua Materna, del Agua… la lista es larga. En este tenor, ayer se celebró el Día Mundial de la Tierra (aunque éste no lo decretó la Unesco) y hoy toca turno al libro, ese extraño objeto del deseo que cada tanto se vuelve pretexto para que más de alguno repruebe una materia en la escuela o se quede dormido con él en el regazo. Aunque también existen, dicen, los que leen por gusto.

Cada tanto, más de alguna voz alza la voz para recordar —o gritar a los cuatro vientos, rasgadura de vestidos incluida— que los índices de lectura en México son bajos. Y algo hay de eso. En 2006, el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes hizo pública la Encuesta Nacional de Lectura. Ahí conocimos que, en promedio, los mexicanos leen 2.9 libros por año, borrando así el mito urbano de que el índice de lectura llegaba apenas al medio libro anual. La cifra, como todo promedio, no deja de ser engañosa: hay quienes leen más —o mucho más—, hay quienes leen menos y, por supuesto, también hay los que no leen. Según la encuesta, los porcentajes se distribuyen así: de las 4,057 personas encuestadas, el 30 por ciento lee más de tres libros al año, el 30.9 por ciento hace lo propio con uno o dos libros, mientras que el 33.5 por ciento no lee nada.

Lo anterior en cuanto a números, porque el 60.9 por ciento que sí lee arrojó otros datos interesantes, por calificarlos de algún modo. Por ejemplo, el autor favorito resultó ser Carlos Cuauhtémoc Sánchez, seguido por Gabriel García Márquez, Miguel de Cervantes y Octavio Paz. En cuanto a libros, la cosa también es interesante: el último título leído por la mayoría fue la Biblia, seguida por Juventud en éxtasis, El código da Vinci y El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha.

Ciertamente todos esos son números de 2006 (o de 2005, considerando que las encuestas se hicieron entre noviembre y diciembre de ese año). ¿Cuánto han cambiado las cifras en casi un lustro? ¿Ahora se lee más? ¿Menos? ¿Mejor? ¿Peor? Es difícil saberlo, porque la Encuesta Nacional de Lectura no se ha actualizado. Aunque tampoco se necesitan muchas encuestas para suponer que las cosas no han cambiado mucho, sobre todo porque los bolsillos cada vez están más golpeados, porque la Ley de Fomento para la Lectura y el Libro (donde se incluye el tan polémico Precio Fijo o Único) sigue sin reglamento y porque no se ve, por ningún lado, una verdadera estrategia que propicie la lectura.

En ese contexto, pues, hoy se celebra el Día Mundial del Libro. Desde hace años la Feria Internacional del Libro de Guadalajara organiza un festejo que, poco a poco, va ganando en cuanto a alcance y poder de convocatoria. Para la jornada de hoy se tienen contemplados más de 400 participantes en la Rambla Cataluña (Escorza y Juárez) y lecturas espejo en 70 municipios de Jalisco. Todos leerán Los relámpagos de agosto, de Jorge Ibargüengoitia, libro que por sí mismo merece todo un texto aparte. Otro día será. Mientras, no queda más que ir y prestarle la voz al desafortunado general Guadalupe Arroyo para que nos cuente las desventuras de la Revolución. ¿Cuántos lectores resultarán para el futuro? Nadie lo sabe, pero no importa: hoy es día de festejar al libro y reír con Ibargüengoitia.

Anuncios

3 comentarios en “Números, letras y relámpagos

  1. yo diria datos inquietantes, esa sucesión de favoritos me deja pensando , aunque no se exactamente el que….
    que bueno que 400 personas lean a Ibargüengoitia y ojala sean más para que los inmortales en verdad perduren!!

  2. me intriga esa pregunta…
    cuantos lectores posibles le quedaran? cuantos años mas instaurados!?
    .. hasta ganas de ser escritor da tener un libro o libros en el librero es prvilegio pero mas haberlos hojeado o leido…

    para celebrar deberia de haber intercambio de libros

    …snif
    no se porque me siento alegremente triste

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s