Cuando la calentura llega…

Caso número 1
Cuando la calentura llega, llega. No avisa, se instala y ya. No importa si está uno en la cama, en un hospital, en una iglesia o, por ejemplo, en la sala de un tribunal. Menos importa lo que se esté juzgando ni si el caliente en cuestión es miembro (literalmente, claro) del jurado. Repetimos: la calentura llega y ya.

Tal es el caso de este jurado que, en una corte de Nueva Zelanda, participaba en un juicio de abuso sexual. Fueron tan vívidos, nítidos, claros, explícitos y detallados los testimonios de dos adolescentes, que el pobre hombre terminó con la tradicional carpa de circo en los pantalones. O dicho de otro modo: al miembro (del jurado) se le paró el miembro (del vientre).

La nota no da muchos detalles sobre el libidinoso hombre. Sólo aclara que es “de avanzada edad”, por lo que aquí suponemos que al hombrecillo lo traicionó la memoria y la nostalgia. De algo se acordaría. El caso es que, como buen hombre prevenido, para la segunda ronda del juicio tomó sus precauciones: se  puso un condón para evitar posibles accidentes. Lo malo fue que no contó con la astucia de la magistrada, quien decidió no continuar con el juicio hasta que no se instaurara un nuevo jurado.

Seguramente nuestro buen anciano seguirá el caso en los medios. Nomás por aquello de estar informado.

Caso número 2
Otro que se dejó llevar por la calor de la entrepierna fue Jaye Ashby Gibson, que vive en Pensilvania y, en un arrebato de loca calentura, decidió, así nomás, robar 300 dvd’s porno. Seguramente le gustaba la variedad. O se trata de un completo atascado. O las dos cosas.

Los lúbricos y libidinosos materiales fueron sacados de la librería Downtown Books y el importe asciende más o menos a los 11,000 dólares (poco más de 140 mil pesos mexicanos, los que nos visitan de otras latitudes, saquen sus propias cuentas). Y, vaya cosas de la vida, la fianza que le fijaron las autoridades fue de 10,000 dólares. El problema es que el importe no incluía ni siquiera un videíto.

Por lo visto, don Jaye Ashby Gibson quería tomar previsiones para hacerse justicia con propia mano todo el año, pero no le salió.

Tengan cuidado, porque cuando la calentura llega…

Anuncios

2 comentarios en “Cuando la calentura llega…

  1. uf que calor tengo… necesito un termómetro…
    y estoy en medio de una junta,
    una junta extenuante y aburrida … pero mi compañero uy.. por lo menos no es tan feo… snif

    ahora suspiro

    tengo que ir al baño

    a refrescarme

    cajum…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s