Los grandes proyectos estatales

Aspecto que se supone tendrá la Vía Express. Si la vida fuera como un render...

A propósito de algunos de los textos que se publicaron por aquí con motivo de la famosa Vía Express, uno de los lectores de este espacio —que yo suponía hipotéticos y resulta que son reales— tuvo a bien enviarme un estudio que realizaron en su despacho. En él, se revisan algunos de los “grandes proyectos” que ha encabezado el gobierno estatal, proyectos concebidos de espaldas a la ciudadanía y que, al menos en su mayoría, han fracasado o sus resultados son pobres —paupérrimos— comparados con las ideas que originalmente habían vendido.

El estudio es bastante elocuente. Se realizó, explica el lector, a petición expresa de un foro realizado con motivo del Día del Medio Ambiente (que celebra cada año el 5 de junio). Para integrarlo, añade, se tomaron en cuenta proyectos “que sistemáticamente adolecen de apego a derecho, consulta publica, planeación integral, respeto al medio ambiente, indiscriminada modificación de usos del suelo, falta de transparencia y rendición de cuentas, utilización de espacios y recursos públicos para proyectos privados, obviamente con relaciones asimétricas donde el sector público asume los riesgos y las pérdidas y el privado, las utilidades”. ¿Le suena esto último? Seguramente: es el esquema con el que se pretende echar a andar la Vía Express.

Avanzando en la presentación es posible encontrarse casos como el de La Azucena, el ex Museo Guggenheim —hoy Museo de la Barranca—, la mentada Puerta Guadalajara, la Villa Panamericana en sus versiones Parque Morelos y El Bajío, el Nuevo Cancún en Chalacatepec, el Puente Atarantado (perdón, Atirantado), el Macrobús, la línea 3 del Tren Ligero y, claro está, la Vía Express. Todos cumplen con más de alguno de los puntos arriba citados, y en algunos casos admirables cumplen con todos.

El estudio, preparado por García Rojas y Asociados SC, presenta tres conclusiones. Por razones de espacio, rescato dos y cito:

* La mayoría de estos proyectos presumen falta de planeación integral, violación al estado de derecho, lucro, incapacidad e impericia, daño ambiental e impunidad de sus autores, quienes apuestan al olvido.

* Posiblemente la actual administración gubernamental a su término sea la que más haya depredado el medio ambiente en el estado de Jalisco.

El lector —a quien básicamente tendría que atribuírsele esta columna que malamente firmo— concluye con una reflexión: “Señalamos la injusticia e impunidad ante la denuncia de medios, periodistas y ciudadanos y lamentablemente no pasa nada”. Y, al menos por lo visto, no pasará. Las autoridades no dan visos de cambiar: siguen viéndose las narices unos a otros, dándole la espalda a los ciudadanos.

2012 está cada vez más cerca. Es tiempo de que comencemos a pensar si, de una vez por todas, nos damos la oportunidad de involucrarnos más en la vida pública y de ser escuchados. O de hacer ruido para que, aunque no quieran, nos escuchen.

El estudio de García Rojas y Asociados está disponible para quien desee consultarlo. Sólo es necesario solicitarlo al correo jjgaroa@garoa.com.mx

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s