El tamaño ya no le importa

¿Grande? ¿Chico? ¿Gordo? ¿Puntiagudo? ¿Cabezón? ¿Pequeño pero rinconero? Ya no importa: la forma y tamaño del falo del ciudadano que nos dio pretexto para postear ya es lo de menos. ¿Por qué? Porque ya no existe. Pasó a mejor vida, si es que hay una mejor vida para un miembro viril que pasa por esta situación tan molesta.

Pero vamos por partes. Resulta que tenemos al individuo A. Está preso en una cárcel de Madrid por “retener y maltratara  una mujer”. El tal individuo A era buscado, además, en su lugar natal —es un kazajo— por algún delitillo. El caso es que por ese delitillo iba a ser extraditado. Y, para evitarlo, tomó una medida extrema: tomó un cuchillo y se arrancó el falo. Caput. Todo esto ya en el aeropuerto de Barajas.

Bueno, en realidad no se cortó todo el miembro. Por decirlo de alguna manera, se hizo el 50 por ciento de descuento. Y aun así, no le fue tan bien: al individuo A le hicieron un reimplante de pito y lo regresaron a la cárcel, donde su proceso de extradición continuará. La evidencia de toda esta historia, si pinchan aquí.

Éstas sí son medidas extremas y no mamadas.

Anuncios

Un comentario en “El tamaño ya no le importa

  1. Auch.
    Debió doler…
    Y la verdad, lo justo sería que se castigara el cerebro, las ganas… y no autocastrarse.
    Con lo amigables que pueden ser esos amigos… ¡no es justo lastimarlos!
    En fin, que el mundo está de locos.
    Saludos, oh Turco!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s