Siguiente parada: voto nulo

Así quedó el proyecto de la línea 2 del Macrobús. Foto tomada de Iuventusgdl.com

Se acabó, al menos por ahora, el proyecto de la línea 2 del Macrobús. Si es una buena decisión o no, sólo el tiempo lo dirá. A lo largo de su breve existencia la línea 1 ha sumado tanto seguidores como detractores, pero los presidentes municipales priístas de Guadalajara, Zapopan y Tlaquepaque decidieron darle la razón a los segundos —o al menos eso dicen— y señalan que apostarán por la línea 3 del Tren Ligero, aunque en términos reales la línea 2 todavía está incompleta y parece que a nadie le importa.

Como ya han expresado distintos opinadores —más enterados que yo en estos asuntos sucios de la política—, el trasfondo de la decisión es meramente político: poner en el ring de lodo al Macrobús, panista de origen y hasta en sus colores, contra el Tren Ligero, que por una u otra razón viste de rojo. En medio quedamos los ciudadanos que, como siempre, somos los que tendremos que pagar los platos rotos por las precampañas no oficiales que ya apuntan hacia 2012. Ciegos, los políticos y sus partidos no quieren ver la realidad: una ciudad cada vez más conflictiva, inhóspita, contaminada. Seguro desde sus camionetas con chofer y aire acondicionado la cosa pinta diferente. Por eso en lugar de trazar un plan, los políticos con los que nos han maldecido siguen improvisando: ocurrencias de movilidad, ocurrencias de salud, ocurrencias de promoción cultural, ocurrencias de bacheo, ocurrencias, ocurrencias, ocurrencias.

El problema de la polarización entre azules y rojos —y el resto del arcoiris político vendiéndose al mejor postor, al qué rinda más dividendos— es que se descarta por descartar. En lugar de pensar en un plan integral que combine Tren Ligero, Macrobús, ciclovías y una reforma integral y eficiente del transporte público concesionado, atendiendo todo a necesidades específicas de cada zona de la ciudad, se piensa en una por encima de la otra y se termina haciendo nada. ¿Que se van a causar molestias? Está clarísimo: lo mismo para construir una línea de Tren Ligero que de Macrobús o una ciclovía. Pero se trata de que la molestia, al final, valga la pena y la solución sirva a largo, muy largo plazo.

Lo curioso es que ambos bandos dicen defender los intereses de la ciudadanía. Habrá que ver qué hace Aristóteles Sandoval con esa ciudadanía que ya reprobó el paso subterráneo que pretende realizar en la Minerva —esa “gran obra” que, supongo que supone, lo catapultará al gobierno del estado en 2012. Si de verdad atendieran a la voz ciudadana, quizá ya se habrían dado cuenta de que ésta no soporta más ser víctima de sus luchas partidistas. De que Jalisco en general, y la zona metropolitana en particular, esté varado por su incapacidad de sentarse a negociar de verdad, y no obedeciendo lo que dictan los intereses parasitarios de los partidos.

Las reacciones no se han hecho esperar. Si el gobernador y los presidentes municipales han decidido comenzar con tanta anticipación su maratón de cara a las siguientes elecciones, la ciudadanía —o al menos una parte de ella— ya comenzó a hacer su campaña para 2012. El tren ciudadano —o camión articulado, según quieran— ya tiene bien definida su siguiente parada: en 2012, voto nulo.

Anuncios

3 comentarios en “Siguiente parada: voto nulo

    1. Aprobamos el comentario nomás porque aquí tenemos la mente abierta, pero la verdad es que el video es muy malo y no coincidimos con lo que en él se dice.

      En fin, gajes del oficio.

      TV

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s