Los pinches guaruras

¿En qué momento un orangután enfundado en un traje que ni le queda decide que puede ponerte las manos encima?

¿En qué momento un fistol con las letras E. M. P. te confiere la autoridad para hostigar a la gente?

¿En qué momento un guarura se siente con el poder de marcar su territorio a empujones?

Aquí no sabemos en qué momento fue, pero sí sabemos que nos cagan los guaruras. Todos. Son una raza deleznable que cree que el poder del sujeto que “protegen” es extensivo para ellos. Aquí les dejamos este testimonio:

Hoy, sábado 27 de noviembre, tuve un altercado con un imbécil que portaba un fistol con las letras E.P.M. —que se traduce como Estado Mayor Presidencial. El sujeto en cuestión formaba parte de la comitiva que le cuidaba las espaldas a Alonso Lujambio, secretario de Educación Pública federal. Simio amaestrado donde se encuentren, el sujeto trató de impedir que hiciera mi trabajo: alcanzar a Lujambio y hacerle algunas preguntas. Pero como buen simio, el integrante del E.M.P. no sabe usar la palabra, así que hizo aquello para lo que está entrenado: empujar y jalar.

Con lo que no contaba el imbécil en cuestión fue con los reflejos de este viejo y necio Turco: al sentir el jalón, me le eché encima para aplastarlo contra unas mamparas. Y luego el diálogo, con las caras a pocos centímetros y toda la cosa:

TV: ¡Qué te pasa pendejo!

E.M.P.: ¿Me estás diciendo pendejo?

TV: Sí imbécil, qué te pasa, porqué me jalas

E.M.P.:

TV: ¡No me jales imbécil!

E.M.P.:

TV: ¡Dame tu nombre idiota!

E.M.P.:

Y se fue.

Cierto: los dos estábamos cumpliendo nuestro trabajo. Cierto doblemente: para trabajar ellos no necesitan pensar, yo sí.

Y ese fue mi encuentro con el E.M.P. Conforme ha ido pasado el tiempo me parece cada vez más una pendejada, pero la adrenalina y el calor de momento hacen que uno haga este tipo de cosas.

Ahora bien, agradezco a los gentiles administradores de este esquizofrénico espacio por dejarme redactar este texto.

Pues lo dicho: nos cagan los guaruras.

Y por cierto, ya empezó la Feria Internacional del Libro de Guadalajara. Vayan, algo encontrarán en los pasillos. Y si se encuentran con un guarura, ríanse de él. Al cabo no entiende.

Anuncios

Un comentario en “Los pinches guaruras

  1. Justamente iba a decir eso… si voy a l FIL … me hallaria un orangután…
    pero una vez aclarado creo que podré reirme y comer enfrente de el…

    ya sabe
    por aquello de que no hay que darle de comer a los animales

    ssh… a ver ya calmadito
    asi.

    asi se ve mejor

    beso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s