“La guerra contra el narco es un fracaso”

En la Feria Internacional del Libro que recién terminó tuvimos la oportunidad de platicar con Élmer Mendoza, escritor sinaloense que ha dado mucho de qué hablar de unos años para acá por su dominio en el tema del narcotráfico y cómo lo ha abordado en sus libros. Les dejamos aquí la entrevista íntegra.

* * *

Élmer Mendoza en una de sus participaciones durante la FIL 2010

La edición 2007 de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara le dejó a Élmer Mendoza un recuerdo imposible de olvidar: salió de ella como ganador del III Premio Tusquets de Novela gracias a su libro Balas de plata. El volumen en cuestión era protagonizado por un el Zurdo Mendieta, personaje que luego volvió a filtrarse en uno de los relatos de Firmado con un klínex y que vuelve a hacer acto de presencia: el más reciente libro del escritor sinaloense, La prueba del ácido, es protagonizado por Édgar el Zurdo Mendieta, algo que tiene muy contento a su autor y, también, a sus lectores.

¿Cómo fue el reencuentro con el Zurdo Mendieta?

Estoy sorprendido de lo bien que va. Creo que es mi reencuentro con él, pero también es el reencuentro de muchos lectores, que ya me están haciendo llegar observaciones, algunos comentarios. La mayoría de las observaciones soy todas buenas, muy estimulantes. Y la mayoría me está planteando la pregunta de si habrá una tercera novela con el Zurdo. La Feria de Guadalajara hace milagros, y uno de los milagros soy yo.

¿Cómo te sentiste de volver a trabajar con el personaje?

Fue algo muy duro. El cuento donde aparece el Zurdo [en Firmado con un klínex] es un cuento que yo había escrito hace muchos años y era el segundo texto donde aparecía el personaje. Pero volver a participar con ese detective tan particular, tan irregular, por un lado enfermizo, intenso, que el alcohol le acepta pero es inteligente, tezonero, de pronto desea morir pero también a dar todo para resolver un caso… fue difícil, muy complicado, desesperante en muchos días porque no quería quedar. De vez en cuando, cuando me sentía satisfecho, me planteaba la necesidad de que tuviera algo que no estaba en Balas de plata y que las personas lo identifiquen. Que sea algo que lo enriquezca y que se resuelvan algunas dudas de lo planteado en el otro libro. Afortunadamente cada vez tengo más tiempo para trabajar. Fue algo apabullante pero adrenalínico. Esa fue mi experiencia.

Eres considerado como la punta de lanza de lo que se llama ahora narcoliteratura. ¿Qué opinas de las voces que ahora proponen no hablar del tema, no reproducirlo en la literatura para no hacer apología del narco?

En lo personal no me molesta, pero me preocupa. Es una manera muy facilista de evaluar un movimiento estético que es mucho más fuerte de lo que expresan. Me da mucha vergüenza que se descubra fuera de México, que haya sido la crítica estadunidense y española quienes hablaran de esto. Por otra parte, creo que no se ha hecho una lectura honesta, no con el ánimo de joder. Los libros de violencia que tratan el tema del narco tienen muchísimas otras cosas: hay toda una voluntad de estilo, hay un territorio narrado con mucha seriedad. Creo que nadie tiene la capacidad de determinar cuándo un tipo de literatura empieza o termina. Yo me podría poner mamón y decir: “No escribiéremos más literatura del narco cuando acaben con él”. Ya quiero ver cuándo van a acabar con él. Sólo es una manifestación humana que está llena de emociones. Estamos haciendo una literatura fuerte, joven y que cada vez tiene más representatividad no sólo en México sino en América Latina.

¿Dónde está quedando la ficción en la batalla con esta realidad que cada vez es más difícil de superar?

Creo que ese concepto está equivocado. La ficción y la realidad son dos cosas completamente distintas. La ficción aspira a representar la realidad y en esa aspiración lo que hace es aplicar las reglas de ésta. Pero siempre serán diferentes. Claro, si el novelista posee la solvencia para conseguir que la ficción se parezca a la realidad, es un buen novelista. Pero la realidad no para y sigue evolucionando.

¿Qué opinión tienes de la guerra contra el narco?

Es un fracaso. Tiene que resolverse ya. No se pueden dar el lujo de militarizar el país si es que en verdad se aspira a que sea moderno, humano, progresista. Me preocupa el tema de la educación. Ojalá los próximos dirigentes del país piensen en la cantidad de pobres que no tienen que comer, porque la pobreza extrema significa que tienen que trabajar en lo que sea: ya sea con el sueldo mínimo o como sicarios.

Regresando a La prueba del ácido, ¿habrá otra entrega del Zurdo Mendieta? ¿No tienes miedo que se convierta en una losa?

No, para nada. Soy un tipo de carácter y eso no pasará. Mi convivencia con el Zurdo siempre será amistosa y en el momento que se quiera pasar de listo le meto un balazo. Pero sí habrá una tercera historia. Lo puedo asegurar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s