El pato que quería echar pata

Pues sí: resulta que el Pato Donald además de ser un personaje infumable, enojón y al que no se le entiende nada cuando habla es, además, un pervertido que gusta de ir toqueteando señoritas por aquí y por allá, como si su único cometido fuera echar pata.

Para prueba, la historia de April Magolon, señorita gringa de 27 años que dice haber sido ultrajada por el pato. Según cuenta, el bípedo le dio un apretón en sus pectorales como quien le estuviera practicando un estudio para prevenir el cáncer de mama. La mujer alega que, producto del agarrón del pato, padeció una serie de secuelas que incluyen pesadillas, problemas digestivos y otras lesiones permanentes. Así lo hace constar su ginecólogo, quien le ha revisado una y otra vez la parte afectada para ver la evolución de la lesión. (De las revisiones, hasta ahora, no ha habido queja.)

Con todo esto, la más afectada es Daisy: si bien sabía que Donald era un imbécil, nunca se imaginó que fuera un imbécil pervertido.

Si ustedes todavía creen en la inocencia del palmípedo y no le dan veracidad a su humanofilia, pues pinchen aquí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s