¿Arreglar algo? Ya será otro día

La Mega Marcha Guadalajara camina sobre avenida Chapultepec. Foto: Tonatiuh Figueroa.

 

Cuando trabajaba como reportero de las páginas de cultura de un diario local, el achacoso y viejo Turco se topó en reiteradas veces con una consigna que muchos repetían casi como un mantra: el público tapatío era de los más difíciles del país. No obstante, la afirmación no era un cumplido, sino un reproche: el tapatío es un público difícil no por exigente y conocedor, sino por ideático: lo mismo aplaude de pie una basura que bosteza o cabecea en un gran espectáculo. Otro tópico común para hablar del tapatío promedio es su renuencia para involucrarse activamente en las cosas. De ahí viene el mote, bien ganado, de apatíos.

 

Levantadas en todo lo alto o pegadas en la espalda. Así iban las consignas. Foto: Tonatiuh Figueroa.

 

No sé por qué me acordé del primer tópico, pero sí sé por qué tengo tan presente el segundo: el sábado 7 de julio tuvo lugar la llamada Mega Marcha Nacional para protestar contra el chiquero en que se convirtió la pasada elección presidencial y que arrojó como presidente al representante del PRI-PV, Enrique Peña Nieto. Y me acuerdo del asunto de los apatíos porque el sábado algo pasó, algo que rompió la proverbial apatía de los habitantes de Guadalajara y los hizo salir a la calle a marchar. La cantidad oscila entre los 15 y 20 mil manifestantes, cifra que, al menos en este espacio, nunca habíamos visto salir a la calle así nomás, sin tortas de por medio, sin acarreador a la cabeza, sin líder visible, pues.

 

Se calcula que asistieron entre 15 y 20 mil asistentes. Foto: Tonatiuh Figueroa.

 

Tratar de reseñar lo que pasó el sábado es imposible. Nos consta porque lo vimos en vivo y porque hemos leído las erráticas e incompletas notas publicadas por la “prensa profesional”. ¿Cómo dar cuenta de una marcha que cubre cuadras y cuadras y más cuadras? No hay modo. Por esta razón, lo que tenemos aquí no es más que una serie de apuntes tomados al vuelo y consignados en la libreta mental y senil del Viejo Turco.

 

V: siempre presente en los grandes eventos. Foto: Tonatiuh Figueroa.

 

Para empezar, es de destacar a los asistentes. Jóvenes, sí, pero también adultos —mayores y contemporáneos—, mujeres embarazadas o recién paridas con sus recién nacidos en brazos, jóvenes apartidistas y otros tantos con sus playeras movimiento-progresistas, adolescentes, niños… todos unidos por lo que, se supone, era una causa en común: la exigencia de un proceso electoral limpio y el repudio total a un partido que se anuncia como nuevo pero que, en la práctica, sigue siendo la misma chingadera —y no en vano una de las consignas que más nos gustaron fue esa de “70 años/ de dictadura/ hay que tirarlos/ a la basura”.

 

Se hace camino al marchar. Foto: Tonatiuh Figueroa.

 

Ingenio por todas partes: en las cartulinas —”Mis sueños no caben en el carrito de Soriana”—, en las consignas —”Gaviota, Gaviota, ¿de qué murió la otra?” y “Que no te eduque/ la Rosa de Guadalupe”—, en los disfraces —como ese cortejo fúnebre de puercos o la gente con cabeza de televisión o los enmascarados de Peña y Salinas. Indignación también, por supuesto: en los cantos —”Peña no ganó, el IFE (y Televisa y Milenio y Soriana, según el punto de la marcha) lo ayudó”—, en los gritos —”No más PRI”—, en los rostros. Y otras cosas: el agradecimiento —”Ese apoyo sí se ve”, a los automovilistas que hacían sonar sus bocinas— o el reproche —”A ti que estás mirando/ también te están chingando” o “No nos mires, únete”, dedicadas, ambas, a los mirones.

 

Le dicen democracia, y no lo es. Foto: Tonatiuh Figueroa.

 

El ambiente fue, en términos generales, festivo. Así lo hicieron notar las tres batucadas que nos tocó ver, el entusiasmo de la gente al caminar y brincar y aplaudir y gritar a pesar de haber transcurrido más de tres horas de caminata. Los gritos afuera de Soriana y Televisa contrastaron con las bocas cerradas y los puños en alto al pasar por la sede estatal del PRI. Ahí se demostró que, a veces, el silencio es un grito.

 

La pareja del año: Enrique Peña y Carlos Salinas. Foto: Tonatiuh Figueroa.

 

Como siempre, no faltará el espíritu pragmático que nos pregunte: “¿De qué sirvió su marcha? ¿Qué arreglaron?”. Para responder, traemos a este texto algo que escribimos en otro lugar: Arreglamos los mismo que hubiéramos arreglado echados en el sofá, o en la cama, viendo la televisión o una película. Arreglamos nada. Pero ahí, en la calle, hombro con hombro, grito con grito, paso a pasito, uno se siente parte de una comunidad. Del grupo social, que le dicen. Y eso es, pensamos, un primer paso: entendernos como una gran comunidad dispuesta a recuperar sus calles y gritar que estamos cansados de la manera en que se han hecho las cosas. ¿Arreglar algo? Ya será otro día.

 

Otra versión de la pareja del año. Foto: Tonatiuh Figueroa.

 

No tenemos claro dónde leímos la cifra, pero se supone que caminamos algo así como 7 kilómetros. 7 kilómetros bajo el sol de este verano, bajo el que se suda sabroso y cuyas huellas quedan bien marcadas en la frente y en los brazos. 7 kilómetros de gritos, brincos, aplausos y demás. 7 kilómetros de recordar que todavía podemos salir y decirle a aquéllos que no, que no lo van a tener fácil. Que podrán haber “ganado” por las artimañas que utilizaron pero que la gente, al menos un gran número, no los quiere.

 

Si la televisión hiciera presidentes… Foto: Tonatiuh Figueroa.

 

Cerramos, porque ya se nos está volviendo muy largo este texto. Dejamos de teclear con una de las consignas que más resonaron el sábado en la parte del contingente en la que íbamos: “México despertó”. Ojalá así sea.

 

Advertencia. Foto: Tonatiuh Figueroa
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s