De Pedros, lobos y desapariciones virtuales

Ilustración tomada de cuentosparachicos.com

Palabras más, palabras menos, cuenta la vieja historia que había una vez un pastor llamado Pedro, que para quitarse lo aburrido un día le dio por gritar como loco que ahí venía el lobo a comerse sus ovejas para, acto seguido, cagarse de risa al ver cómo corrían todos en su auxilio. Hasta que un día vino de verdad el lobo y Pedro gritó y la gente, cansada de sus burlas, no le creyó. Y el lobo se comió las ovejas.

Nos acordamos de esta bonita historia luego de que, en los últimos quince días, las redes sociales han movilizado toda su maquinaria en dos ocasiones… a lo pendejo.

En el primer caso, un bloguero llamado Ruy Salgado (conocido en la República Virtual como El 5anto y fundador de un sitio “informativo” llamado El 5antuario) desapareció de la faz de la tierra. Seguidor de Andrés Manuel López Obrador y su causa, todo el mundo vio en la desaparición de 5algado una revancha con el sello del viejo PRI y sus viejas prácticas. Twitter y Facebook hirvieron, se armó el traca traca, le echaron la culpa a Felipe Calderón, a Peña Nieto, a todo el mundo… hasta que poco a poco comenzó a trascender que todo tenía más bien la pinta de un ardid publicitario y que 5algado nomás había aplicado aquello de “me gustas cuando callas, porque estás como ausente”, pero que todo estaba bien y en orden.

Uno de tantos tuits sobre Ruy 5algado

 

Unos días después, la representación Ensenada del Movimiento #YoSoy132 alzó la voz para denunciar la “desaparición” de su vocero, Aleph Jiménez. Una vez más, corrieron terabites de información en las redes sociales: los tuiteros tuiteaban, los feisbuqueros feisbuqueaban y laiqueaban y los ciber activistas llenaban formularios donde recababan ciber firmas para ciber exigir la aparición, vivo de preferencia, del buen Aleph. Y de pronto, pasó: apareció el borgeano amigo para decir que se había escondido porque tenía miedo…

Ahora que están parcialmente resueltos (y anotamos “parcialmente” porque todavía faltan muchas explicaciones), ambos casos deberían ayudarnos a reflexionar. En un país golpeado como México, donde las desapariciones forzadas a manos del crimen organizado y las autoridades son el pan nuestro de cada día para miles de personas, jugar de este modo es absolutamente condenable. Que nadie se llame a engaño: es prácticamente imposible imaginar que 5algado y Aleph no se dieron cuenta del desmadre que se estaba armando en sus respectivos nombres. Y en este espacio nos parece un acto de irresponsabilidad total que no los hayan frenado a tiempo. El regreso del PRI al poder, con todos sus antecedentes, tiene a más de uno preocupado y a la sociedad sensible a temas que se creían superados, como la desaparición forzada de personas contrarias o críticas del régimen.

Este tipo de cosas, sumadas a las campañas de desprestigio contra las redes sociales hechas desde el poder (con iniciativas como la Ley Duarte de Veracruz), lo único que van a ocasionar es que las personas terminen por quedar vacunadas, insensibles. Y hay que tener cuidado con eso. Porque no vaya a ser que un día de verdad venga el lobo y, aprovechándose de una sociedad burlada, escéptica y descreída, termine comiéndose, ahora sí, a las ovejas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s